• ¿Hacer ejercicio en el trabajo con mi jefe?

    ¿Por qué no? Imagina hacer ejercicio en el trabajo con tus compañeros y compañeras de trabajo o con tu jefe o jefa. Así es cómo lo hacen en una asesoría legal en Barcelona: administrativas, becarios y abogadas comparten la sala de juntas para realizar una sesión de estiramientos, de tonificación muscular o de abdominales hipopresivos.

    Una foto publicada por Air Active (@air_active) el

    Un espacio y un tiempo en el que da igual tu posición en la empresa, sólo importa pasarlo bien, reírse, mover el esqueleto y ponerse en forma: todo eso que en principio, no harías nunca con tu jefe o jefa.

    ¿Empresa y deporte?

    ¿Por qué no? Te contamos el caso de esta empresa de Barcelona. Al mediodía tienen dos horas de parada laboral (de 14h a 16h) en la que la mayoría de los profesionales aprovechan para comer y echarse un rato en el sofá. Des de Air Active les propusimos invertir este tiempo de una manera más beneficiosa, diseñando un plan de entrenamiento para los profesionales de la empresa.

    La idea es hacer ejercicio en el trabajo: algo que tu cuerpo agradecerá las próximas 4 horas que seguirás sentado o sentada en una silla y que, cómo mucho, te levantarás para hacer fotocopias, pedir consejo a un colega, ir a la mesa de reuniones y volver a sentarte.

    Un vídeo publicado por Air Active (@air_active) el

    ¿Quieres que tus trabajadores y trabajadoras estén más motivados?

    ¡Sé el primero y da ejemplo! Si tú lo haces a lo mejor el resto del equipo también lo hace ¡y la respuesta es muy positiva! Todos los profesionales de la oficina se sienten mejor, ya que nunca tienen tiempo para moverse, estirar, tonificar, relajar tensiones y minimizar el estrés.

    Además, introduciendo la práctica deportiva dirigida en el mismo puesto de trabajo consigues que el equipo se desahogue, se distraiga y se ría “con” “y” de los que entran en la sala a “sudar la camiseta”. En definitiva, se trata de cambiar la camisa o la indumentaria habitual, poniéndose todos y todas al mismo nivel.

    Una foto publicada por Air Active (@air_active) el

    Los beneficios de incluir una sesión dirigida de entrenamiento en la oficina no solo se reducen al bienestar personal, sino también al corporativo: menos bajas laborales por problemas de salud, menos problemas psicológicos y estrés (al estar más relajados, en forma y respirar mejor) mejora de las relaciones sociales dentro del ámbito laboral: mayor cohesión de equipo, profesionales más capaces y por tanto una mejora del rendimiento y de la satisfacción personal.

    ¿Y si me toca hacer un ejercicio con mi jefe o jefa tocándole sus pies?

    El trabajo en equipo es indispensable, dentro y fuera del ámbito laboral. Y el requisito indispensable para que este trabajo en equipo sea efectivo, es que todos sus miembros entiendan que para conseguir un objetivo hay que hacerlo conjuntamente con el que trabaja en la silla de al lado o en la puerta de enfrente.

    Un vídeo publicado por Air Active (@air_active) el

    Los educadores deportivos o entrenadores de Air Active preparan un plan de entrenamiento grupal personalizado y tienen la capacidad para hacer que exista esa coexistencia deportiva, para que luego, cada profesional y cada equipo sean capaces de readaptarla en su vida laboral como equipo en la empresa, sin pudores y mejorando el rendimiento.

    ¿Quién dijo miedo?

    Ponte la camiseta, deja la corbata; ponte las mallas, deja la falda.
    Ya no hay rangos, ¡ponte a trabajar en tu salud y bienestar!

Dejar un comentario

Cancelar

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Facebook IconTwitter IconSíguenos en InstagramSíguenos en Instagram